La experiencia que nos dan los más de 35 años que llevamos dedicados a la carpintería de aluminio en Vicálvaro (Madrid), nos permite afirmar que uno de los mayores atractivos de nuestros ventanales y cerramientos radica en la enorme cantidad de acabados y colores entre los que nuestros clientes pueden elegir. Lejos quedan ya aquellos tiempos en los que las ventanas de aluminio solamente estaban disponibles en su característico tono gris metálico mate.

Sin embargo, actualmente es posible que las ventanas, las puertas, los cerramientos de las terrazas…, en fin, cualquier elemento constructivo realizado en carpintería de aluminio en Vicálvaro, Madrid, pueda fabricarse en casi cualquier color. Para eso, dependiendo del color o del acabado seleccionado por los clientes, podemos recurrir a dos técnicas bien diferentes: El anodizado o el lacado de los elementos metálicos.

Ambos procedimientos, además aplicar color a los cerramientos, ofrecen un extra de protección frente a los agentes climatológicos y el paso del tiempo. El uso del aluminio anodizado es más recomendable en zonas donde las condiciones meteorológicas o ambientales sean más duras. Ante factores como la humedad o la salinidad del ambiente, la oxidación controlada de los elementos metálicos crea una capa de protección excepcional.

Por su parte, las ventanas lacadas están perfectamente protegidas de la acción decolorante de los rayos ultravioleta además de permitir una gama mucho más amplia de colores en el acabado. Cualquiera que sea el método seleccionado, en ambos casos el mantenimiento que necesitan las ventanas o puertas de aluminio es mínimo y su limpieza no requiere ningún esfuerzo añadido.

Ven a la Carpintería de Aluminio Pérez Gallego para elegir el acabado y color de tus nuevos ventanales.