Las instalaciones de carpintería aluminio en Getafe tienen como base este material porque ofrece múltiples posibilidades a nivel decorativo. En este post haremos un breve resumen de los distintos acabados que se pueden aplicar a este material, para adaptarse a las necesidades del cliente. Los diferentes acabados de aluminio se distinguen según su textura, el anodizado y el lacado.

El anodizado se utiliza para el incremento del espesor de la capa natural de óxido sobre superficies metálicas. En las instalaciones de carpintería de aluminio en Getafe se logra crear una protección artificial que permite una mayor durabilidad y resistencia. Se pueden conseguir diferentes texturas gracias a un tratamiento mecánico de la superficie, por lo que podemos hablar de tres tipos, el lijado, el directo y pulido, logrando efectos más brillantes, o naturales, dependiendo del tratamiento que se aplique.

El lacado se logra mediante la aplicación de pintura poliéster en polvo, encima de los perfiles. Luego se pasa por un proceso de polimerización en el horno. Se consigue una capa homogénea de lacado, luego se aplica pintura en polvo, cargada electrónicamente con un signo contrario del soporte. Al final, se incorpora la clase de perfil en el horno para lograr que la pintura se polimerice, consiguiendo la calidad y dureza que necesitamos para el acabado. El lacado nos permite una amplia cantidad de texturas, definiendo dos tipos claros, el texturado mate y el lacado con efecto brillo. El polvo de mármol de diferentes granos se aplica para el texturado mate, para lograr una textura rugosa. En el lacado con efecto de brillo, se utiliza el barniz si se quiere conseguir un acabado muy brillante y que sea más lujoso. 

En Carpintería De Aluminio Pérez Gallego llevamos años de experiencia brindando el mejor servicio en acabado de aluminio para ventanas y otros elementos del hogar