Los que hayan solicitado información a nuestra carpintería de aluminio en Moratalaz (Madrid) ya sabrán qué es la rotura de puente térmico de la que tanto se habla en las ventanas de aluminio o cualquier otro cerramiento de este material. Pero, por si todavía no sabes en qué consiste esta particular característica de este tipo de ventanas, vamos a explicártelo a continuación.

En la Carpintería de Aluminio Pérez Gallego definimos la rotura del puente térmico como la característica de las ventanas de aluminio, según la cual se evita el contacto entre la cara interior de la ventana y la posterior, ya que se intercambian entre ellos un material mal conductor, con el objetivo de evitar la pérdida de calor en el cerramiento. El material más utilizado para intercalar entre media son las varillas de poliamida, aunque hay otros diferentes.

El objetivo de este sistema es evitar la pérdida de calor que se produce en las ventanas con perfiles de aluminio y vidrio, ya que en invierno, con el frío del exterior y el calor del interior, pueden aparecer pequeñas gotas de condensación en los marcos, que anticipan la pérdida de calor en la estancia.

Obviamente, la principal ventaja de este sistema utilizado en nuestra carpintería de aluminio en Moratalaz (Madrid) es mejorar es aislamiento térmico y, por ende, ahorrar energía y dinero en la factura a final de mes. Por supuesto, si conseguimos utilizar menos energía para calentar la estancia de la vivienda, también estaremos reduciendo la emisión de CO2 a la atmósfera, objetivo que todas las legislaciones en este sentido buscan hoy día. Y un apunte: da la posibilidad de que el acabado interior y exterior de las ventanas sea diferente, para adecuarnos a la obligada estética exterior del edificio.