A lo largo de varios artículos hemos ido contándote las múltiples ventajas de las que gozarás al elegir la carpintería de aluminio en Vicálvaro, Madrid, como el material ideal en el que fabricar los cerramientos de tu casa. Hablamos hace unos días de un tipo de ventanas que gozan de una gran acogida entre nuestros clientes como son las ventanas oscilobatientes, pero existen otros muchos modelos de ventanas y en esta ocasión nos toca hablarte de ellas.

Otras ventanas que cuentan con un doble sistema de apertura son las osciloparalelas, la diferencia es que para abrirlas completamente, una de las hojas se desliza por detrás de la otra en sentido horizontal. Eso sí, mantienen todas las características restantes de los productos de nuestra carpintería de aluminio en Vicálvaro, Madrid, en lo tocante al aislamiento, durabilidad y, sobre todo, en precio. La gran ventaja de las ventanas correderas es que son ideales para colocarlas en habitaciones pequeñas o que tengan muebles colocados frente a ellas porque éstos no estorbarán.

También las ventanas de guillotina se abren deslizándose, aunque en este caso el desplazamiento se realiza en sentido vertical. Es un modelo que se utiliza mucho en chalets y casas de campo. Para abrir los grandes ventanales, la forma más empleada son las aperturas pivotantes. La ventana bascula sobre dos soportes colocados próximos a su eje, vertical u horizontal.

Cuando se trata del cerramiento de grandes vanos, una solución que empleamos con frecuencia en la Carpintería de Aluminio Pérez Gallego es la de combinar, en una estructura dos o más sistemas diferentes de apertura.